Una fisura amenazante en el inconsciente colectivo hegemónico: Juvenal Barría en Argentina


Artista señalado: Juvenal Barría (Chile)


Juvenal Barría (Chonchi-Chiloé, 1979) es un artista visual y fotógrafo chileno. Expone en forma continua desde el 2004, tanto dentro como fuera del país. Vive y trabaja en Valparaíso.


En Argentina desarrolló obras en 2008 y 2019, las que destacamos a continuación.





Juvenal utiliza su propio cuerpo como vehículo de ideas que materializa por medio de la acción performática y su registro. Su producción está atravesada por su historia personal, su orientación sexual y su origen étnico huilliche (pueblo originario de Chile), así como por conceptos relacionados a la teoría queer, la descolonización y la lucha de clases. Partiendo de estas nociones, Juvenal genera simulaciones, relatos y ficciones que representan, en sus propias palabras, una fisura amenazante en medio de escenarios construidos para simbolizar un inconsciente colectivo, sin posibilidad de error, heteronormado, patriarcal y hegémonico.


Sus obras proponen otros recorridos por la realidad con el fin de perturbar las formas sociales y ofrecen una experiencia del simulacro vivido desde varios puntos, partiendo desde el travestismo a lo trans como concepto visual y la transformación como eje de declaración, transgresión, reflexión sobre las identidades y las construcciones sociales.


Los cimientos de su trabajo están ligados a los contextos en los que el artista se encuentra inserto, desde problemáticas personales hasta circunstancias externas que surgen en el proceso. Para Juvenal el arte funciona como respuesta a la realidad y a las contingencias, que en muchos casos no necesariamente se presenta como una acción activista sino sólo como un espejo que interpela a quien observa la obra.



Juvenal Barría, Martuca M. Fotografía que formó parte de la instalación RESET. Munar, Buenos Aires, 2019



Las obras realizadas por Juvenal en Argentina giran en torno a la figura de La Martuca, un personaje/ alter ego que el artista comienza a desarrollar en el año 2004. En ese momento el artista se encontraba estudiando en la universidad y estaba atravesado por cuestionamientos sobre su vida personal, relacionados a la identidad de género y la homosexualidad y lo que esto significaba a principios de los años 2000 en Chile. Al mismo tiempo le interesaba poner sobre la mesa algunas problemáticas relativas a las instituciones artísticas, en especial sobre cómo la academia cae en la estandarización de la producción generando un perfil de alumno con el que Juvenal no se identificaba.


A una escala mayor le interesaba cuestionar también la imagen de lo latinoamericano en el arte y el mercado, el exotismo representado desde y para el otro, pero que no dejaba en evidencia los verdaderos roles existentes. La Martuca surge del cruce de estos cuestionamientos como un ejercicio de personificación, una especie de revelación sobre lo que significa ser latinoamericanx y el estado de privilegio de unxs en desmedro de otrxs. En esa instancia se incorpora el traje de sirvienta con toda su carga simbólica, como crítica a una sociedad colonial y patriarcal y a un mundo basado en roles de poder y lucha de clases. Una metáfora que encierra lo que significa pertenecer a un territorio, clase y múltiples identidades.


  • La Martuca surge en Chile y las circunstancias de su creación y supervivencia responden al entorno chileno. Más allá de que el concepto que la rodea se puede trasladar fácilmente a la realidad argentina, ¿cómo fue trabajar esta encarnación en un espacio y tiempo diferentes? ¿El personaje se adaptó o se transformó en una nueva Martuca?


Juvenal: La Martuca como personaje surge en el año 2006 como una forma de presentar un trabajo que denote distintas cargas sobre cuestiones de género y lucha de clases. Este personaje concentra discursividades críticas frente a estas problemáticas, muy contingentes tanto en el territorio chileno como latinoamericano. Las performances en que he encarnado a La Martuca han sido presentadas en diferentes contextos, tanto en Chile, como Colombia, Ecuador, Bolivia, Perú, Brasil y Argentina. La idea es generar un diálogo social con el entorno, por ello en cada proceso he desarrollado una investigación territorial que permita accionar desde su acontecer. En principio este personaje se presenta como una empleada doméstica, adornada con diferentes elementos que denotan cierto vínculo con el lugar en el que se desarrolla la acción.



Obras realizadas en Argentina por Juvenal Barría



2019

Capital y Justicia

Video-performance realizada en Alberdi Residencia. Córdoba, Argentina.

Exhibida en Esaa Unquillo en colaboración con Isabel Croxatto Galería. Córdoba, Argentina.





En esta performance, La Martuca cruza la cordillera hacia la provincia de Córdoba para comenzar un nuevo proceso de higienización, que tiene como locaciones el Palacio de Justicia y el Complejo Financiero Capitalinas de la capital cordobesa. El proceso de higienización es un concepto central en las obras que involucran a La Martuca y posee varias connotaciones: por un lado, se relaciona con distintas actividades de limpieza que se ordenan desde una posición de poder sobre unx otrx subordinadx, con "hacer el trabajo sucio". A través de la caracterización y del uso de elementos domésticos, como esponjas de limpieza, guantes de plástico y delantal, el artista genera una metáfora sobre el juego de poder que existe en cada una de las instancias de la existencia humana como parte de un sistema.


Por otro lado, el concepto de higienización se vincula con la estandarización, el orden y la gentrificación como partes integrantes de un proceso de reestructuración territorial, presente en Chile y otros países de Latinoamérica, que desecha toda identidad, signo y patrimonio inmaterial que no se integre al orden del capital, generando así divisiones sociales y fragmentando el territorio. Allí surge su interés de accionar en ciertos espacios y lugares que evidencian "los procesos de mercantilización en la era neoliberal".





Luego de recorrer la ciudad de Córdoba, Juvenal articuló esta acción que une dos espacios de poder: el centro financiero y el Palacio de Justicia. Durante la acción, una Martuca novia, vestida con un traje confeccionado con trapos de piso, limpia estos espacios dejando en evidencia su carga simbólica. La obra conjuga lo absurdo y lo irónico para desenmascarar el entorno, transformándolo en un territorio desnudo y vulnerable donde el artista construye un relato alternativo y perturbador de lo establecido.


La obra incorpora un fragmento de El capital de Karl Marx: A medida que se acumula capital y por consiguiente riqueza, se produce de manera pareja una acumulación creciente de la miseria en la mayoría de la población. La acumulación del capital en un polo es equivalente a la acumulación de la miseria en el otro.



Vista de la instalación ElusivE en Esaa Unquillo. 2019, Córdoba, Argentina




2019

RESET

Video-performance realizada en residencia en Munar, en colaboración con Isabel Croxatto Galería. Buenos Aires, Argentina.





Para la performance realizada en Munar, el artista presentó una adaptación porteña de La Martuca.

Juvenal arribó a Buenos Aires con un imaginario personal sobre la identidad argentina que combinaba imágenes de vedettes, el movimiento por la legalización del aborto, la crisis económica, el Papa, etc. Al momento de desarrollar la obra, el artista hizo uso de este universo de referencias y ajustó a La Martuca a su escenario temporal, llevandola de sirvienta a vedette: empoderada, endiosada y sin patrón. Así nació Martuca M., haciendo referencia en su nombre a la vedette argentina Moria Casan.

La obra está desarrollada a partir de la observación y estudio de la situación territorial del barrio de La Boca, donde se encuentra la sede de Munar. La cultura local y las problemáticas sociales y económicas de la zona interpelaron al artista para la creación de la pieza, así como el proceso de gentrificación que identificó en el barrio y con el que estableció un vínculo con su experiencia en la ciudad de Valparaiso.





En la video-performance, Martuca M., vestida de vedette, toma un pulidor eléctrico y comienza a quitar el óxido de unas piezas de cañería antiguas -encontradas por el artista recorriendo el barrio- para revelar la frase INDUSTRIA ARGENTINA grabada. En sus palabras, en la unión de este contraste es cuando se genera la obra, se devela la lucha de poder o más bien la imposición del poder, en este caso representado en una performance donde la Martuca M. vedette aparece puliendo agresivamente estas piezas encontradas hasta dejarla limpias, brillantes y decoradas. Esta metáfora para mí representa esos procesos de higienización, especulación y transformación de los territorios.



Vista de la instalación RESET en Munar. 2019, Buenos Aires, Argentina



RESET es parte de una instalación compuesta por las piezas de cañería, adornadas con apliques blancos y celestes, y dos pelucas largas, una rubia y una morocha. La video-performance está acompañada por una fotografía de Martuca M, vestida con conchero, tacos altos y traje de vedette, parada sobre un podio envuelto en la bandera argentina.


  • El aspecto ficcional está presente en todas las obras que presentaste o desarrollaste en Argentina. La Martuca se desenvuelve dentro de pequeñas escenas cargadas de simbolismo. ¿En qué medida son estas representaciones acciones premeditadas? ¿Cómo influyó el contexto en el proceso de creación y desarrollo de las obras en Argentina?


Juvenal: En el caso de Argentina me interesó trabajar desde otra visualidad, aquí La Martuca se transformó en una vedette pero siempre utilizando materiales de uso doméstico, como esponjas de lavado y guantes. Las esponjas funcionan como prótesis de implantes mamarios que cuestionan la imagen cliché de la mujer que se reconoce dentro de la farándula, planteándola como un icono servil al modelo. A su vez me encontré con otra realidad: la crisis económica constante y la gentrificación que existe dentro de ciertos territorios en disputa. Accioné desde materiales de construcción y desechos de inmuebles que fueron despojados de sus habitantes y uní estas dos ideas en la frase "tenés glamour para maquillar la decadencia" de Moria Casan.





2008

Eating not eating

Video-performance exhibida en Copia de contrabando en Casa 13, Córdoba y en Galería Crimson, Buenos Aires



La video-performance Eating not eating explora las posibilidades del género como ficción política y como escenario de subversión. El proceso de producción de esta pieza involucró la búsqueda, selección y edición de archivos ya existentes: utilizando la obra Andy Warhol eating a hamburger de Andy Warhol como contraparte, la obra incluye una vez más a La Martuca que, en este caso, observa comer al artista (blanco, hombre, de un país hegemónico) mientras ella no prueba bocado de su propia comida.


La obra muestra un escenario narrativo montado a partir de imágenes-archivo que funcionan como visualizadores de una representación de la política y el género, donde el poder se muestra en su dimensión conceptual y objetual, recargado y obsceno.






Sitio web de Juvenal Barría: https://juvenalbarria.wordpress.com/

Perfil de Juvenal Barría en Isabel Croxatto Galería: https://isabelcroxattogaleria.com/artists/35-juvenal-barria/overview/


Esta publicación fue posible gracias al apoyo de